Jorge Fuertes

Consultor de sistemas infomáticos.
Administración de sistemas, desarrollo.

Sus señorías y sus iPads

Desde ayer podemos leer en diversos medios, por ejemplo en 20minutos, que sus señorías los diputados llevan extraviados, rotos o les han robado hasta cincuenta de los iPads que les regalamos entre todos a principio de la legislatura. Según los medios, y hay discrepancia en las cifras debido a la falta de transparencia, treinta de ellos ya han sido reemplazados por unidades nuevas.

Es bastante grave que uno no cuide su material de trabajo, yo por suerte o por desgracia pasé algunos años en un colegio de curas y si algo me quedó claro es que el material escolar no es para jugar, ni para olvidarlo por ahí, ni para regalarlo a un amigo y pedir uno nuevo. Que cincuenta diputados no sepan esto nos da una idea de en manos de quienes estamos, que muchos de los otros se tronchen de risa cuando se les pregunta sobre el tema, acaba de cerrar el círculo.

¿Estamos en manos de gente sin educación que no valora el dinero del contribuyente hasta el punto de “perder” un aparato de setecientos euros para que le den uno nuevo? ¿No sería lo lógico, si es cierto que lo has perdido, avergonzarte y, ya que cobras un sueldazo, comprarte uno nuevo de tu bolsillo?

Más o menos esto ya lo hemos leído o lo leeremos hasta la saciedad, y es muy cierto, pero hay otro punto de vista que me gustaría hacer notar, es algo que no vieron ni los curas que me enseñaron a cuidar el material escolar, ni los que dirigen el congreso.

Igual que me entraba la rebeldía con que los libros de texto fuesen carísimos, tuvieran obsolescencia programada y estuvieran en manos de unas pocas editoriales afines al régimen, igual que me asqueaba que fuesen ellos mismos los que se lucraban en esa cadena artificial de venta de libros y material escolar fomentando la privación de libertades de los estudiantes, de esa forma me asquea lo de sus señorías.

Para qué, me pregunto, necesitan un iPad. ¿Es que no ha habido iniciativas, españolas incluso, para crear tabletas baratas y con software libre? Por qué motivo, me pregunto, un diputado querría un artilugio de una empresa americana con software privativo a través del que no podemos estar seguros si se le está espiando.

¿Por qué dar setecientos euros por diputado a una empresa que apenas paga el dos por ciento de impuestos fuera de los Estados Unidos? ¿Por qué pasarse por el arco de triunfo las leyes y utilizar software privativo en una institución que debiera ser un bastión de las libertades y ejemplo para todos los Españoles?

Eso, amigos, es lo realmente grave, eso y no que haya unos cuantos diputados caraduras, probablemente reflejo de sus votantes.

2 comments for “Sus señorías y sus iPads

  1. 12 November 2012 at 16:31

    Totalmente de acuerdo contigo.

    Sólo quería incidir en el tema de los datos confidenciales que manejan (y no sólo los que estén en la comisión de secretos oficiales, que eso ya es la bomba) y el poco cuidado que ponen, que es escandaloso.

    Lo lógico sería que fuera como apuntas un ordenador con software libre; además debería ser con una distribución supervisada y con políticas de seguridad estrictas para que no instalen nada que no necesitan. Y que si alguien lo pierde, no sólo lo tenga que pagar sino que se le caiga el pelo, por el riesgo que pone a información confidencial.

  2. 30 November 2012 at 9:07

    Si, de acuerdo. Sólo puntualizar que yo entiendo que puedan suceder pérdidas o robos, no sé, yo no suelto mi portátil y me lo tendrían que robar a punta de pistola, pero conozco a gente muy “desahogada” por ahí y no necesariamente son diputados.

    Si el disco está cifrado y hay una configuración decente de seguridad los riesgos se minimizan y una pérdida no supone un grave problema, sobre todo si se informa de inmediato y se desactivan claves e incluso el propio aparato desde la central.

    Pero claro, esta gente está más preocupada por convertir en delincuentes a quienes les dicen los grupos de presión de los contenidos, o la embajada de los USA, que por los secretos de estado.

Comments are closed.